Fruslerías varias.

Y seguimos creciendo poquito a poco.
Esta vez un pasito en la capital española, Madrid, donde empezó la venta de productos precintos en un mercado popular del barrio de Lavapies, bajo un concepto que me pareció de lo más interesante. Recuperar el espacio y llenarlo de nuevas ideas, ya que dentro de este peculiar mercado popular no solo encuentras frutas y verduras (y algún pescado) sino que también una señora que arregla ropa, una oficina de arquitectos y diseñadores, una tienda de libros que van a peso, vinos a granel y claro, la 'Fruslería del Mercado', donde está presente OJO AL PRECINTO :)
A ver qué tal resulta este pequeño salto al centro del país, que lluevan turistas y suelten algo de dinero para apoyar estas nuevas y lindas iniciativas.